Encuentra lo que necesitas en Áfricas.es

¡Busca! Aún no sabes lo que tiene África que ofrecer. 

DESCÚBRE ÁFRICA

Simplemente pulsa en el país que quieras y entérate de todo,

¡no te lo pierdas!

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

África

Países de África

Historia de África

En 1871, Charles Darwin sugirió la probabilidad de que África fuera el hogar en el que nacieron nuestros antepasados. Hoy, esa sugerencia escrita como una hipótesis arriesgada en los años precedentes al colonialismo europeo, es una certeza a la luz de los últimos descubrimientos.

La evolución humana es un tema que ha generado mucho debate a lo largo de la historia, sobre todo en lo referente al origen de la humanidad y a su dispersión por el mundo. En la década de 1980 se sugirieron dos hipótesis contrapuestas: «Desde África» (Out of Africa) y «continuidad regional». La primera, también conocida como «Jardín del Edén» (Garden of the Eden), defendía la aparición de los humanos en el continente africano, desde donde se habrían extendido hasta Eurasia y Australia, sustituyendo a las poblaciones indígenas de los lugares a los que emigraban, sin llegar a mezclarse. La segunda negaba un origen africano para todos los humanos actuales, aduciendo una evolución multirregional de la humanidad en la que la transición del Homo erectus al Homo sapiens se dio en diversas partes del mundo de forma paralela.

Origen de África

Hoy en día, las evidencias genéticas y moleculares, además de las fósiles, favorecen la teoría del origen africano de la humanidad. Si bien es cierto que la hipótesis «desde África» es la más correcta, esta ha sido matizada con los años. Desde una supuesta madre africana de la humanidad, la llamada Eva Negra, se ha pasado a hablar, a principios del siglo XXI, de la hipótesis «Sobre todo desde África» (Mostly Out of Africa), que arguye que es posible que los humanos surgieran principalmente en África, pero no exclusivamente. Esto no rechaza el origen africano de nuestra especie, sino que señala posibles hibridaciones en la periferia.

Yacimientos en África

Aun así, los yacimientos y restos más antiguos hallados, datados entre 4,4 y 1,5 millones de años, se encuentran en África. Es sólo a partir de esta última fecha cuando encontramos restos fuera del continente. En conclusión, a la luz de las evidencias arqueológicas y de los estudios genéticos podemos decir que África es la cuna de la humanidad. El ser humano ocupó primero este continente y luego se extendió a Eurasia y al resto del planeta. Sabiendo que fue en África donde el ser humano dio sus primeros pasos, ¿cómo fue la evolución que nos llevó a ser lo que somos hoy?

Primeros humanos

Los humanos anatómicamente modernos pertenecemos a la especie Homo sapiens sapiens, del género Homo, dentro de la familia biológica de los homínidos de la que también forman parte otros primates, parientes cercanos nuestros, como los orangutanes, los gorilas o, sobre todo, los chimpancés. La mayoría de especies de nuestro género, sin embargo, desaparecieron al no desarrollar los mecanismos de adaptación adecuados.

Hace unos 2,8 millones de años tuvo lugar un importante cambio climático, en el período conocido como Plioceno, que se materializó en la formación de glaciares en zonas actualmente temperadas y redujo los bosques y selvas tropicales para dejar espacio a grandes sabanas, medio al que nuestros antepasados se adaptaron de manera plena. En África, el impacto de estos cambios fue mayor en el este que en el oeste, lo cual ayuda a entender por qué la evolución humana se dio en el oriente africano. Pero hay otro gran factor que explica la aparición de los seres humanos en esta parte del continente: el valle de la Gran Falla africana, más conocida como Rift Valley.

Continente africano

Dicha falla separa África Oriental del resto del continente desde Tanzania, en el sur, hasta el valle del río Jordán, en Oriente Próximo, al norte, siguiendo la línea de los grandes lagos. En el valle al que dio forma la falla, imperaba un microclima particular que acabó favoreciendo el desarrollo evolutivo de los humanos y de otras especies de animales y plantas. Es en esta zona eoclimática donde encontramos el único registro estratigráfico ininterrumpido que contiene restos humanos y prehumanos desde hace cuatro millones de años hasta el presente. Ocurre lo mismo en el famoso yacimiento de Olduvai (Tanzania), en el que el espectro cronológico se reduce a dos millones de años.

Antigüedad de África

Precisamente fue hace más de dos millones de años cuando tuvo lugar una eclosión y diversificación de las distintas especies de homínidos, llegando a existir casi media docena de especies de los géneros Australopithecus (anamensis, afarensis, africanus, garhi…), Paranthropitecus (aethiopicus, robustus, boisei) y Homo, cuya aparición se calcula en torno a los 2,4 millones de años. Desde el Homo habilis, el primer Homo considerado como tal, se sucedió toda una cadena de especies que finalizó con el Homo sapiens sapiens (en torno a cien mil años).

De manera resumida, el crecimiento y la progresiva complejidad del cerebro (sobre todo en lo referente al lenguaje) y la producción y utilización de instrumentos, así como el cambio en la organización social y el control del sistema ecológico, constituyeron el conjunto de factores que nos hicieron humanos.